CUANDO EL MUNDO NOS PREGUNTA: ¿QUÉ MÁS QUERÉIS?

Como dijo un afamado dramaturgo, “en el teatro cualquier cosa puede servir para cualquier cosa”.*

Eso es lo que sucede con La cocina, la obra de Arnold Wesker que el Centro Dramático Nacional pone en escena en el Teatro Valle-Inclán, en la que la cocina de un restaurante para un millar de comensales simboliza el mundo y sus miserias en una época crucial para la humanidad: la posguerra de los años cincuenta.

En esa cocina, que el autor ubica en Londres, trabajan cocineros, camareros, pinches, reposteros y demás oficios de la restauración, pertenecientes a varios países (Inglaterra, Irlanda, Francia, Alemania, Grecia, Chipre, Italia…) en una especie de trasunto del mundo y sus nacionalidades.

la-cocina

Foto tomada de la página web del Centro Dramático Nacional

Aunque está ambientada en 1953, La cocina se convierte en una alegoría de lo que fue Europa en vísperas de la II Guerra Mundial, un avispero de intereses que desembocaron en el conflicto bélico.

La obra, pese a ser coral con un elenco de 26 actores de primer orden, se fija especialmente en la relación sentimental entre un cocinero alemán (Xabier Murua) y una camarera francesa (Silvia Abascal), que a lo largo del espectáculo (una jornada en el restaurante con su comida y su cena) se enfadan y reconcilian cinco veces, hasta el desenlace que todos podíamos imaginar.

Al final, es el dueño del restaurante (Luis Zahera), un decrépito italiano con aspecto de capo de la Camorra napolitana que se nos presenta como un explotador, el que regaña a sus trabajadores con una paternalista filípica que culmina con un ¿Qué más queréis? que repite varias veces hasta que se apagan las luces. Es el mundo que nos abronca por nuestras ambiciones incongruentes y nuestro egoísmo.

De telón de fondo de la acción en el restaurante, el acuerdo internacional suscrito en 1953 para condonar la deuda de una Alemania arruinada y derrotada, causante de dos guerras mundiales. Recomiendo especialmente la obra a Angela Merkel y a todos aquellos que atornillan a Grecia, por ejemplo.

En cuanto la puesta en escena, es una de las más complicadas y espectaculares que pueden verse hoy en día en los teatros españoles. Concebida como espectáculo circular (el público rodea el escenario) gracias a la versatilidad del Valle-Inclán, 26 actores de las 17 comunidades españolas interactúan sin parar por todo el espacio escénico sin que ninguno de ellos se encuentre nunca con tiempos muertos. La labor del equipo artístico y de Sergio Peris Mencheta, autor de la versión y director, es sobresaliente al haber sabido conjungar a tantos actores al mismo tiempo.

Además, durante la obra se producen dos peculiares mannequin challenge, esa práctica que hace furor ahora en internet que consiste en grabar un vídeo con todos los personajes completamente parados, como si fueran estatuas.

En La cocina no se trata de un mannequin total. La acción de repente se pone a cámara lenta o casi detenida, con los actores prácticamente inmóviles. Cada uno de los mannequin tiene objetivo muy diferente. En uno de ellos podemos contemplar con claridad la cobra que, sin ser Chenoa ni Bisbal, le hace la camarera francesa al cocinero alemán, acto que hubiera pasado desapercibido para muchos espectadores en el maremágnum de una cocina a pleno rendimiento.

El otro es el choque entre el mozo chipriota (Ricardo Gómez) y una camarera, que acaba con todos los platos de sopa por el suelo. El momento es espectacular porque la escena se detiene justo cuando ambos empleados contactan y se mantiene estática durante varios segundos.

El momento culminante de la obra, sin embargo, desde el punto de vista escénico, es la hora punta de la comida, con los 26 actores cruzándose, corriendo, llevando platos, fregando, encargando las comandas, gritando el ¡Oído cocina! bajo la dirección de un chef (Roberto Álvarez) bastante pasota. El espectador, además de admirar la increíble coreografía, puede volverse loco si quiere verlo todo.

Dos horas y cuarto de espectáculo -en el que no faltan números musicales- que se hace corto si no fuera por la dureza de las sillas plegables del teatro, que son capaces de aplanar el más mullido de los traseros.

*En realidad, la frase es mía pero queda más elegante si se cita a un clásico.

 

Be Sociable, Share!

LA IMPORTANCIA DE MORIRSE A TIEMPO EN LA DEVOCIÓN MARIANA

No hay nada como morirse a tiempo para recuperar la honestidad a los ojos de quienes te habían repudiado. Es lo que le ha sucedido a Rita Barberá.

Quienes le daban la espalda hacía 24 horas y miraban para otro lado silbando disimuladamente cuando se pronunciaba su nombre ahora se dan golpes en el pecho y claman por la magnificencia de la finada.

Bien mirado, este es un concepto muy anticristiano que precisamente están aplicando los que se dicen más creyentes, los beatos de misa dominical y óbolo en el cepillo.

Según la doctrina de la siempre Santa Madre Iglesia -que ni el rojeras papa Francisco ha podido cambiar-, si el cristiano muere en pecado, va derechito al infierno para toda la eternidad sin capacidad de redención.

Pero en el caso de Barberá (perdóneseme la irreverencia), la interfecta estaba en pecado de presunto y, sin embargo, va a los altares impulsada por la devoción mariana. Esto es algo que solo está al alcance de los mártires, esa figura maravillosa, tan nuestra durante siglos y que nos han robado los islamistas suicidas. Poco importaba que los paleocristianos estuvieran en pecado mortal por actos impuros cuando los arrojaban a los leones (entonces no había curas para escucharlos en confesión). El solo hecho de su sacrificio los redimía.

Con Barberá ha sucedido como con los santos mártires arrojados a los leones: la muerte la ha redimido y todos los devotos de la fe mariana se han encargado de recordar que había sido víctima de una cacería, casi igual que los elefantes que abatía el amado rey emérito, ya por todos perdonado.

Poco importa que fueran precisamente estas plañideras que tanto se lamentan ahora quienes la habían apartado del rebaño mariano, por pecadora, para que no contaminara al resto de la grey.

¡Dios Santo y Santísima Virgen, y ahora resulta que doña Rita era lo mejor que tenía el PP!

Pero cual santa a la antigua usanza, la muerte de Barberá ha provocado un milagro, como su homónima Santa Rita, que también fue estigmatizada, aunque en su caso tenía otras connotaciones más sublimes.

El caso es que la muerte de la estigmatizada Barberá ha conseguido una confesión en toda regla del líder de los marianos, que ha reconocido que habló con ella antes de su comparecencia del lunes ante el juez del Tribunal Supremo que llevaba su imputación.

¡Ay, Mariano, que sí la hablabas!

¡Que su ostracismo era puro teatro!

¿Qué le pediste, Mariano?

¿Que fuera fuerte?

¿Que mantuviera la boca cerrada?

Estas preguntas, que me salen casi en oración no tendrán respuesta nunca porque seguro que no fueron vía SMS, ni guasá, ni nada de eso, que luego todo se sabe.

Lamentablemente, con este fallecimiento, nunca deseado y siempre lamentable, como el de cualquier persona, se engrosa la lista de imputados que han sido llamados a la Gloria de Dios. Sin que esto, naturalmente, quiera decir nada.

 

imputados-muertos

 

 

Be Sociable, Share!

“¿QUÉ FUE DE LA REINA DEL FISH AND CHIPS?”, EN FORMATO DIGITAL

Ya está a la venta mi novela “¿Qué fue de la reina del fish and chips?”, una de las últimas que he escrito.

Está en la plataforma de libros digitales LCLibros.com, una web de literatura alternativa con una gran selección de obras.

“¿Qué fue de la reina del fish and chips?” es una novela en la que reaparece el inspector jefe Pedro Pablo Linares, el protagonista de “Sangre de Caballo” junto al inefable Legi, el yonqui de las Barranquillas, ambos inspirados en personajes reales.

En esta ocasión, el policía investiga la desaparición de una joven británica de ascendencia paquistaní, hija del magnate de los ¿Qué fue de la reina del fish and chips?_Galvanrestaurantes de comida rápida londinense fish and chips. La investigación irá desvelando, como capas superpuestas, una trama de tráfico de droga y un plan del terrorismo yihadista para atentar en varias capitales europeas.

 

Esta es la sinopsis de la novela, que se puede adquirir aquí:

La hija del magnate de la comida basura londinense ha desaparecido nada más llegar a Madrid. No hay ni rastro de Julia Nida Awan, bellísima y rebelde joven de 18 años, conocida como la “reina del fish and chips” debido al origen de la fortuna de su padre. 

El inspector jefe Pedro Pablo Linares descubre que Julia Nida viajó a Madrid para casarse con el primogénito de un sórdido clan gitano de narcotraficantes del poblado de Valdemingómez. ¿Cómo es posible que semejante perla británica se vaya a casar con un narcotraficante español de tres al cuarto? Durante las investigaciones, Linares se tropezará con nuevos crímenes, se adentrará en el oscuro mundo de la prostitución, del tráfico de drogas, de los asesinos a sueldo y, lo que es peor, destapará una peligrosa conspiración internacional de terrorismo islamista que quiere atentar en Londres, París, Berlín y Madrid. Pasen y lean… antes de que las calles de Madrid se pueblen de cadáveres.

También la tenéis en Amazon, aquí

 

Be Sociable, Share!

ENCANALLADA* ESPAÑA

*Encanallar

1. tr. Corromper,, envilecer algo o a alguien. U. t. c. prnl.

 

Que la política se ha convertido en el refugio de los canallas es algo que ya sabíamos desde hace mucho tiempo pero el sentido del pudor y la vergüenza hacía que estos ejemplares se camuflaran entre aquellos políticos decentes, que hay muchos, afortunadamente. Pero hoy día por causas que merecerían una tesis doctoral, la desvergüenza, la traición, el expolio, la desfachatez, el abuso y la codicia ya no solo se practican a la luz del día y con todo desparpajo, sino que el porcentaje de canallas en la actividad política ha subido exponencialmente.

¿Y qué consiguen tantos canallas juntos practicando su juego sucio? Pues encanallar -en el sentido que da el DRAE- todo aquello que tocan, desde la actividad política hasta la cultural, pasando por la Justicia, la actividad económica y hasta los programas de televisión.

La destitución del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, es el paradigma del encanallamiento político, donde la ordalía se ha hecho a cara descubierta y sin miedo a la reprobación pública (les importa un huevo la opinión pública), ni la de los militantes, ni la de los votantes ni la del resto. Intereses personales han primado. Ni la sobada mención al bien de España ni el recurso de “es lo mejor para el partido”. Se ha tratado de una lucha de poder interna para situarse mejor o no perder privilegios. Lo penoso es que esos que solo actuaron por sus propios intereses han optado por la abstención ante Rajoy, que es unl beneficio en corto para no perder diputados en unas eventuales terceras elecciones pero que conllevará la debacle a largo plazo, porque los votantes no olvidan y la mayoría no perdona.

Pero la decisión del PSOE no sería tan grave si a quien fuera a aupar se tratara  un presidente más o menos limpio, más o menos decente, más o menos homologable a los que hay en el mundo que nos rodea. Pero no, es un líder enterrado en el fango de la corrupción hasta la coronilla, jeque de un partido, el PP, trufado de mierda hasta las trancas y que debería haber sido ilegalizado ya por la Justicia.

Pero la Justicia, al menos en sus altos estamentos, es tan política como los partidos. No en vano son estos los que nombran a los magistrados de Tribunal Constitucional (TC) o los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), convirtiendo estas instituciones en pesebres bien pagados al servicio del poder político.

La prueba más clara la tenemos estos días con el silencio dilatorio y vergonzante del TC ante el recurso presentado por el Congreso ante la decisión del Gobierno en funciones de no comparecer en la Cámara. El conflicto es fácil y diáfano, e incluso estúpido, ya que el Gobierno en funciones roba a los denunciantes las razones de su decisión: “Este Parlamento no nos ha elegido y por tanto no le rendimos cuentas”. ¿Hay mayor encanallamiento? Precisamente porque no han sido elegidos por este Parlamento deben rendir cuentas. El Parlamento emana directamente de la soberanía popular recién expresada. El Ejecutivo está obsoleto.

Pero aquí nada de esto importa.peineta-de-barcenas

Mientras los dos partidos mayoritarios se revuelcan en sus propios vómitos, los “nuevos” siguen los viejos hábitos de la política, muy alejados del interés de España y de los ciudadanos que tanto proclaman.

Podemos se desangra en debates bizantinos sobre cómo hay que saludar al final de los mítines, si con el signo de la victoria o con el puño en alto. Ciudadanos, que dijo venir a regenerarlo todo,  ahora apoya la investidura de Rajoy, pese a seguir considerándolo responsable de la corrupción en su partido. Todo por España, dicen, porque para ellos sería un ridículo mundial acudir a unas terceras elecciones. Pero apoyar al zar de los corruptos parece que no les avergüenza. ¿Esto no es encanallar España?

Entretanto, cada día nos desayunamos con nuevas revelaciones sobre la trama delictiva Gürtel, creada, presuntamente, para servir al PP.

Los españoles, mientras, cuando consiguen apartar la vista de Gran Hermano, dicen estar deseando que se renueve a Rajoy al frente del Ejecutivo: “no hay más remedio, oiga, que llevamos un año sin Gobierno”, argumentan antes de regresar la atención a la pantalla de la tele o el móvil. Todo sea por evitar el bochorno de unos terceros comicios.

Solo un país encanallado puede preferir tener en la Moncloa al responsable de un partido podrido y sentado en el banquillo antes que  acudir a unas elecciones generales (aunque sean las enésimas)

 

Be Sociable, Share!

SÁNCHEZ, ÚNICA SALVACIÓN POSIBLE DEL PSOE

 

No, no se trata de un juicio de acérrimos del ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Es una realidad meridiana y atrevida que deberían sopesar los obtusos barones socialistas si de verdad quieren salvar su culo y de paso también algo más que los muebles de la situación en que se encuentra su partido. La solución es Sánchez.

Los dirigentes del PSOE, encabezados por un cada día más encanallado Felipe González, asesinaron a Sánchez en una parodia repugnante del crimen de Julio César en el que todos fueron unos animales, más que Brutos. Afortunadamente para ellos, para esos barones traidores que solo piensan en sus intereses personales, el ex secretario general puede resucitar, a diferencia del gran Julio César. Y esa es la única opción que les queda después de haberse disparado en la barriga.

Los analistas, una vez descartada la posibilidad de un “gobierno alternativo de progreso”, hablan de las opciones que tiene el PSOE, y concluyen que en cualquier caso deberán elegir entre una mala y otra peor: la abstención en una investidura de Rajoy sería una pésima solución porque las bases y los votantes no se lo perdonarían nunca, y si persisten en el “no es no”, están abocados a unas terceras elecciones generales completamente descabezados. En ambos casos la sangría del PSOE puede ser mortal de necesidad y quizá definitiva.

¿Qué alternativa les queda? Una para la que necesitarían valor y arrojo, cosa que, por otra parte, no han demostrado hasta ahora. El PSOE debería convocar primarias a secretario general para que Pedro Sánchez se presente y resulte elegido, algo probable con el voto de los militantes, que están más que indignados con los barones regicidas. Después, un congreso extraordinario en el que Sánchez sería ratificado como líder y candidato socialista en esas terceras elecciones generales que tanto asustan.

pedro-sanchez

Sánchez volvería como un Cid Campeador, solo que sin necesidad de que su cadáver sea atado al caballo porque estaría muy vivo. Esta solución no solo ilusionaría a los votantes del PSOE, sino que probablemente atraería a esos millones de abstencionistas que se han alejado del partido paulatinamente aburridos de tanta mandanga. ¿Cuántos no estarían dispuestos a votar a Sánchez solo por castigar a Susana Díaz y sus adláteres después del espectáculo tan lamentable que han dado?

Esta alternativa es la única que no solo evitaría el hundimiento del PSOE, sino que lo elevaría tanto que quizá incluso podría optar a formar Gobierno con posibilidades reales. Claro que, como digo, para ello hace falta arrojo y celeridad, algo de lo que carecen los dirigentes actuales del partido.

Sánchez aparecería así como el protagonista de esas películas que cae al agua y después de varios minutos de angustia sale a flote de nuevo, sano y salvo y además con un tesoro bajo el brazo. De la chica no hablamos porque ha demostrado que es una mala pécora que solo lo quería por interés.

 

 

Be Sociable, Share!

JAPÓN, LA OBSESIÓN POR EL TRABAJO, LA HIGIENE Y LA PRECISIÓN

Si a usted le invitan a una boda en Japón, no le extrañe que, en la mesa nupcial, en lugar preferente, por delante de la familia de los novios, esté el jefe de alguno de los contrayentes, preferiblemente de él. Y que a los postres tome la palabra para hacer una loa de su empleado más eficiente.

Porque el trabajo es lo más importante en la vida de los japoneses y la empresa, una gran familia a la que no se puede defraudar. De hecho, es habitual que la semana de vacaciones pagadas que tienen al año (sí, solo siete días) no se la tomen nunca por «el qué dirán» de los compañeros. Tampoco se negarán a ir de copas para emborracharse con el jefe al terminar la jornada laboral. No saben decir que no, y menos si se lo pide el jefe. Con la curda acuestas reemprenderán el regreso a casa, una o dos horas de metro o tren dios mediante. Si no les compensa regresar a dormir a su domicilio, pueden quedarse en alguno de los hoteles cápsula que por el módico precio de 50 € abundan en las grandes ciudades niponas. Los hoteles cápsula son una especie de nichos en los que se puede dormir cómodamente y de paso se tiene la sensación de que has sido almacenado como un robo obrero a la espera de que vuelva a abrir la fábrica.

Vista de Osaka desde el Umeda Sky Building

Vista de Osaka desde el Umeda Sky Building

El Gobierno procura que los 14 días festivos que tiene el país a lo largo del año caigan en viernes para que los sufridos salaryman puedan disfrutar de tres días seguidos de asueto.

Es probable que esos días libres que rehúsan tomarse por no ser mirado mal por los compañeros, sirvan para cubrir los días de baja cuando la enfermedad se presenta. La sanidad es privada, el seguro cuesta unos 300 € mensuales y cuando van al hospital han de pagar el 30% del costo y las medicinas.

Apenas tiene paro. Hay empleo para todos. La cifra del 3% de desempleo que figura en las estadísticas oficiales, dicen, no es real, porque una parte importante de esos trabajadores no están en paro sino en trámite de cambiar de empleo. Un joven que se incorpora por primera vez al mercado de trabajo en una empresa mediana cobra unos 1.800 € el primer mes y tiene muchas posibilidades de haber doblado esos emolumentos al cabo de diez años de trabajo. Aunque es cierto que también hay mucho trabajo temporal para estudiantes y jóvenes que solo quieren sacarse algo para sus gastos. Es habitual que las tiendas tengan en la puerta a jovencitas pregonando con voz aflautada las excelencias de sus productos, desde heladerías hasta tiendas de manga.

Con estos mimbres no es extraño que Japón se transformara en una gran potencia cuando se abrió al mundo a finales del XIX y que se recuperara de forma tan milagrosa tras la derrota de la Segunda Guerra Mundial hasta convertirse, hoy, en la tercera economía del planeta.

Vista nocturna de Tokio desde el rascacielos del Ayuntamiento.

Vista nocturna de Tokio desde el rascacielos del Ayuntamiento.

Las calles de las grandes ciudades, incluida la capital, Tokio, la urbe más poblada de la Tierra, están limpias como la patena a pesar de que no hay papeleras. Al contrario que en España, si no encuentran dónde depositar un papel o una botella, se la llevan a casa. Jamás tiran nada al suelo. «La basura, en casa», reza un dicho del país. Los residuos urbanos se recogen en días determinados, que son el momento en el que el ciudadano ha de sacar su bolsa de basura a la calle: los lunes los plásticos, los miércoles, la materia orgánica… Nada se desperdicia y después de el pertinente reciclado, los desechos sirven para construir (o ampliar) islas artificiales, como la moderna Odaiba, frente a Tokio.

El país funciona como un reloj gracias a sus modernas infraestructuras de transporte. El tren bala recorre el país de norte a sur a casi 300 kilómetros por hora y con una frecuencia de paso de tres minutos.  El metro y el tren metropolitano son de una eficiencia y puntualidad inigualable en Europa. Exigencias necesarias para mover una masa humana enorme que se concentra en las grandes ciudades, ya que el 70% del territorio es montañoso e inhabitado.

Destaca también el relativismo religioso fruto de sus creencias ancestrales, basadas en el sintoísmo, una especie de animismo con gran carga simbólica, que fue enriquecido después por el budismo que penetró desde China.Tori (puerta) del templo sintoista de Mijayima

Hoy día, los japoneses, muy supersticiosos, apenas distinguen entre las dos religiones, cuyos ritos y liturgias se entremezclan y conviven de forma ejemplar. Aunque los templos budistas están separados de los santuarios sintoístas, es fácil encontrarlos muy cerca, pegados incluso. Un dicho asegura que los japoneses nacen sintoístas y mueren budistas (les gustan más estos ritos funerarios), aunque se casan como cristianos. En realidad, estas bodas son una pantomima ya que la mayoría de las veces (en un país con solo el 1% de población cristiana) el cura es un tipo disfrazado.

De modo, que ya lo sabe, en esa boda a la que asista, deberá agasajar al jefe de la pareja, pero no termine de fiarse del sacerdote.

 

 

Templo Kinkakuji o Pabellón Dorado (Kioto)

Templo Kinkakuji o Pabellón Dorado (Kioto)

Templo budista Todaiji, en Nara.

Templo budista Todaiji, en Nara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

LOS DIEZ (O DOCE) MANDAMIENTOS DEL VOTANTE Y LOS PARTIDOS ESPAÑOLES

Después de dos procesos electorales seguidos, una investidura fallida y todo lo que se avecina (que no es poco), podemos sacar algunas enseñanzas sobre el votante español y los partidos políticos, que resumiremos en diez (o doce) mandamientos:

1.- Al votante español le gusta la corrupción. No se sabe si es algo propio de nuestro ADN ante tanta basura como hemos comido, pero está demostrado que cuanto más corruto es un partido, más adeptos tiene y más votos consigue.

2.- Los partidos de izquierda están siempre más pendientes de sus ventajas particulares que de los intereses de sus votantes. De aquí la tradicional división de la izquierda y la incapacidad para presentar nada alternativo a la derecha.

3.- La derecha está unida porque adoran juntos al capital. A los grandes inversores no les gustan las sectas y prefieren que todos estén juntos en un solo partido.

¿Y Ciudadanos?, me preguntarán. Es un submarino temporal para engañar a Sánchez haciéndole creer que es de centro. Le dio buen resultado en la pasada investidura con el timo perfecto al PSOE para que no gobernara. De paso, si acaba con la caspa pepera, miel sobre hojuelas. A los grandes capitalistas también les gustaría tener una derecha europea, libre de franquismos.

 4.- los partidos de izquierda (casi todos) también adoran al capital, que es el que los mantiene con vida, pero con estos prefiere una adoración en capillas separadas, no vaya a ser que no se miren a los ojos y se envalentonen.

5.- El votante de derechas es monolítico, siempre vota lo mismo, aunque sorprenda a su secretario general robándole la cartera en el metro o le mande a un hijo a la guerra. El miedo a “los otros” (residuo sociológico del franquismo aún metido en la sangre) hace que sea así.botella rajoy

6.- El votante de derechas se avergüenza de votar a la derecha, por eso la mayoría miente sobre a qué partido vota. Los errores de las encuestas demoscópicas en sus predicciones electorales son debidos a esto, en especial en las que se hacen a pie de urna. Un votante peperoni, preguntado a la salida del colegio electoral, dirá que ha votado Podemos, que viste más.

7.- Los partidos nacionalistas vascos y catalanes son ubicuos, elásticos, metamórficos y cambiantes según con quien hablen. Si la izquierda los necesita para gobernar, entonces son independentistas y separatistas radicales y hablar con ellos es anatema. Si los necesita la derecha, no pasa nada porque se apela a su sentido pactista de toda la vida y además es para llevarles del ronzal al camino constitucionalista. Estos conceptos son compartidos por izquierda y derecha.

8.- Los partidos nacionalistas se sienten más cómodos con un gobierno de derechas en Madrid porque así explotan mejor su innato sentido del victimismo. Al final, la pela es la pela, oiga, (no es un tópico) e importa más que el territori y la independentzia.  

9.- Si la derecha tiene problemas para formar gobierno, la izquierda, por responsabilidad, debe facilitárselo porque si no, es ruin. Esto es un axioma que no necesita demostración habida cuenta de que el estado natural del mundo es que sea la derecha la mande. Dios es de derechas.

10.- Cualquier cosa es mejor que convocar elecciones generales, que son costosas y un engorro para los políticos, con su campaña electoral y su sucesión de falsas promesas. Eso de modificar la ley para agilizar la repetición electoral es muy cansado. Mejor que los ciudadanos no opinen, a fin de cuentas la mayoría son de derechas y para que gobierne la derecha (volvemos al principio en un bucle natural) basta con que los descarriados de izquierda lo faciliten.

11.- Los medios de comunicación son unos instrumentos que cumplen una función constitucional al servicio de la derecha, que para eso se lo han currado y se han gastado una pasta gansa en sobornarlos a todos.

12.- Los sindicatos son unas asociaciones subvencionadas por el Estado que sirven para engañar a los trabajadores y están al servicio de la derecha, que para eso se lo han currado y se han gastado una pasta gansa en sobornarlos a todos.

 

Estos mandamientos se resumen en dos, el primero válido para el mundo entero y el segundo para España:

1.- La ideología imperante que comparten izquierda y derecha es que la derecha hace las cosas bien y como Dios manda y hay que dejarla que conduzca el mundo bajo sus parámetros neoliberales porque la izquierda, como se ha demostrado en todo el planeta, es caótica, veleidosa, engreída, narcisista y dictatorial y solo busca uniformar a la gente de bien bajo parámetros completamente absurdos e injustos, como son la justicia social, la equidad y la igual de los seres humanos.

2.- Los españoles son unos cobardes que votan a la derecha porque es la que gobierna el mundo y no conviene ir a contracorriente no vaya a ser que…

 

 

Be Sociable, Share!

Entradas más antiguas «

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.